"Los mitos son las almas de nuestras acciones y nuestros amores. No podemos amar más de lo que creemos". Paul Valéry

sábado, 19 de enero de 2013

LA CALZADA DE LOS GIGANTES (GIANT’S CAUSEWAY)


Cuenta la leyenda celta que una vez existieron dos gigantes; Finn MacCool, que habitaba en tierras irlandesas y Benandonner, un gigante escocés. Tal era la rivalidad entre ellos aunque nunca se hubieran visto, que un día Finn decidió construir una calzada hecha a su medida para, por fin, enfrentarse con su enemigo y demostrar quién era el más fuerte. Así fue colocando prismas hexagonales sobre el mar uniendo las costas irlandesas y escocesas. Cuando el camino estuvo listo, el gigante MacCool cruzó el mar, pero en cuanto vio la enorme figura de Bernadonner, asustado, regresó a Irlanda antes de ser visto.


Fue entonces el turno del gigante escocés, que aprovechó la calzada para ir a pelear contra MacCool. Éste, sin saber que hacer, pidió ayuda a su mujer, Oonagh, que urdió una estratagema para evitar la contienda; disfrazó a su marido de bebé y lo metió en una cuna. A la llegada de Bernadonner, Oonagh le invitó amablemente a pasar y le ofreció una taza de té, advirtiéndole que no despertara al bebé. Cuando Bernadonner vio las inmensas proporciones del bebé, decidió escapar, pues creyó que el padre sería mucho mayor y más fuerte, por lo que no tendría nada que hacer si se enfrentaba al gigante irlandés. De regreso a Escocia, Bernadonner destruyó la calzada, de la que solo se conservan el principio y el final, para que MacCool no pudiera seguirle.


La Calzada de los Gigantes se encuentra ubicada en el condado de Antrim, en Irlanda del Norte.

8 comentarios: